¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilizamos cookies, balizas web y otras tecnologías para recordar tus preferencias, proporcionar servicios (entre ellos la funcionalidad de productos y sitios), analizar nuestro rendimiento, mejorar y personalizar tu experiencia y proporcionar información de tu interes.

cabeceraseptiembre2018

Todos nuestros servicios son gratis. Los Centros Recreativos y Vacacionales Las Ninfas, El Filón, Atanasio Tzul, Guayacán y El Laberinto están abiertos a todos nuestros usuarios.



Onam: Los retos para las mujeres trabajadoras aún son grandes

Onam: Los retos para las mujeres trabajadoras aún son grandes

POR REDACCIÓN LA HORA
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

En Guatemala persiste el estigma de que la maternidad es una carga

Los desafíos que todavía enfrentan las mujeres en el campo laboral por razón de su género son todavía grandes y si se trata además de una madre, o de una mujer que está a punto de serlo, el panorama se complica aún más. Ante esa realidad, Edith Castillo de Alvarado, directora de la Oficina Nacional de la Mujer (Onam) del Ministerio de Trabajo, lamentó que en el país prevalezca el estigma de que la maternidad es una carga.

_INFOA la fecha, según datos oficiales, 104 mujeres han denunciado a sus patronos por despedirlas durante el embarazo. La cifra en todo el año pasado ascendió a 275.

En entrevista con Diario La Hora, Castillo de Alvarado recordó que la maternidad no debe asumirse como una incapacidad para que la mujer se desempeñe en sus labores o pueda acceder a un puesto de trabajo.

Además, explicó que las mujeres que han decidido ser madres cumplen un papel relevante en la sociedad, abordó la temática de las nuevas masculinidades y cómo ello debería transformarse en una mayor participación de los hombres en la crianza de los hijos e hijas.

En el Día de la Madre, Castillo de Alvarado recordó los derechos que protegen a las mujeres, los cuales deben ser conocidos para denunciar los abusos a los que regularmente son sometidas.

¿Cuál es el la situación actual en el país en materia de los derechos de las trabajadoras y en especial de las madres?

La maternidad es una función social que están ejerciendo las mujeres. Es decir, traer hijos a este mundo solamente lo podemos hacer las mujeres, pero desafortunadamente en el período de embarazo y lactancia es cuando la mujer está más susceptible a que sus derechos humanos y laborales les sean violentados, porque todavía muchas personas, empresarios o algunos patronos consideran que es una carga para ellos contratar a mujeres que vayan a dar a luz.

¿Cómo queda evidenciado ese pensamiento?

Desde el momento de una entrevista para solicitar un trabajo, cuando se le pregunta por su condición, estado civil o edad no es necesariamente para que sea incluida en su currículo, sino para ser excluidas, porque consideran que van a dar a luz y eso a la empresa no le conviene. Desde ahí hay una desventaja para la mujer en el momento que aplica para un trabajo.

Ya dentro del trabajo se encuentra con otros estigmas para ascender debido a que las personas deciden por ella, suponen que no podrán hacer ciertas tareas porque está embarazada o tiene hijos. Todos suponen y no les han preguntado.

¿Cuál es la situación para las madres trabajadores en Guatemala?

Hay todavía una brecha salarial, los hombres ganan más que las mujeres, es una desventaja. Algunos sitúan la diferencia entre el 24 y 26 por ciento, pero no tenemos unas estadísticas detalladas.

En cuanto a la legislación podemos decir que estamos protegidas, tanto en la Constitución Política de la República, Código de Trabajo y los convenios de OIT –Organización Internacional del Trabajo-. Leyes hay y son buenas. En la parte legal estamos bien, el problema está en la parte real.

Aquí en la administración de la ministra de Trabajo, Leticia Teleguario hay cero tolerancia al despido de la mujer durante el embarazo, tiene que ser reinstalada. Con un despido en esa etapa no solo afecta a la mujer, también al ciudadano que lleva dentro; estamos vulnerando a alguien que aún no ha nacido.

Antes incluso decían es que ella está embaraza y a mí –empleador- no le dijo. Ya tenemos antecedentes en los que la Corte de Constitucionalidad (CC) ha determinado que no avisar sobre un embarazo no es motivo para el despido de la mujer. Si es un embarazo obvio ¿por qué tiene que estar diciendo? Eso ya está superado por la CC.

¿Cuáles son los derechos por los que las mujeres más se acercan a requerir auxilio a la Onam?

Hay dos cosas: las mujeres tienen derecho a un descanso pagado en su totalidad. Si la persona está afiliada al IGSS no hay ningún problema; si no, es el patrono el obligado a pagarle el 100 por ciento por días laborales.

Originalmente la idea era 30 –días de licencia- antes y 54 después, pero las mujeres nos dejamos en un segundo plano. Se van a trabajar hasta el último día para acumular esos días y dejar al niño un poco más grande.

Incluso el convenio 156 de la OIT habla de las responsabilidades familiares, pero aquí en Guatemala las responsabilidades del menor siempre va recaer en la madre, ella se va dejar en un segundo plano. Entonces, tiene derecho a los 84 días con salario pagado y a diez meses de una hora diaria para lactancia materna, contando desde que se ha reinstalado.

Se pueden llegar acuerdos a conveniencia de la trabajadora, se puede hasta aumentar para niños con problemas de talla y peso, pero nunca disminuir.

¿Cuáles son los derechos laborales que deben conocer?

El Código de Trabajo en su artículo 152, que es el fundamento de la maternidad. También la convención para la eliminación de todas las formas de discriminación en su artículo 11 y la lactancia materna, que está en el artículo 151 del Código de Trabajo.

¿Cómo las mujeres pueden recibir la orientación de Onam?

Cuando ponen su denuncia o vienen a audiencias de conciliación las refieren aquí. Nos hemos dado cuenta que en muchas empresas, principalmente las maquilas, cuando vienen a verificar aquí no están inscritas y les han descontado, pero no han trasladado esos recursos al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Ahí es donde se tiene que poner y ver que ellos se pongan al día y la mujer no pague la mala administración de una empresa.

¿Qué es lo que ha percibido en las mujeres que son referidas a la Onam?

Que son vulnerables al cien por ciento y al verse despedidas el Estado y la sociedad las colocan en mayor vulnerabilidad. Desafortunadamente hay empresas que aún con la mediación de la inspección se niegan a reinstalar y deben irse a los tribunales, ahí los procesos son largos, pedimos que se le dé celeridad y prioridad si es una mujer en pleno embarazo. Les damos citas y acompañamiento.

¿Qué le ha impactado estando en Onam?

Lo que le puedo decir es que a una mujer que está siendo despedida el Estado de Guatemala y la sociedad le están fallando. Por eso es necesario promover y darles a conocer sus derechos, es increíble pero hay aún muchas personas que no los saben.

Cuando una mujer es despedida en el embarazo es agredida, y no solo ella, también la familia se quedará sin ingresos. Y si es madre soltera acarrea secuelas que los niños perciben. Debemos dejar de pensar que el embarazo es una carga.

¿Debe legislarse para permitir y promover una mayor participación del hombre en la maternidad?

Hay algo que se ha venido manejando entre las organizaciones de la sociedad civil y es el concepto de las nuevas masculinidades. No es porque un hombre ayude en el cambio de pañales y el cuidado del niño dejará de ser hombre o por tener una ternura, o cariño hacia el niño.

Se trabaja el término, pero aún tenemos el problema de que, cuando se utiliza, algunas reaccionan diciendo ¿qué es esto? Me están enseñando por otros lados.

No se trata de eso, es un proceso lento, en Guatemala no conocemos de alguna propuesta para permitir que los padres tengan más tiempo para la maternidad, sería importante y la apoyaríamos.

Hay algunos avances, las nuevas generaciones han cambiado y no se sienten mal de cambiar un pañal, ayudan a las madres, pero es un proceso lento porque venimos de una sociedad patriarcal donde el hombre es el ser supremo. Tenemos que hacer cambios estructurales.

¿Qué hacer para cambiar el estigma de la mujer embarazada como una carga?

Hay que hacer un trabajo doble de concientización de que la mujer es alguien que puede aportar, claro, según su estado de embarazo. Pero hay mucho por cambiar: se ha reforzado el papel de la mujer sumisa y noble, la supermamá, pero realmente somos mujeres haciendo dos o tres tareas, eso no implica que no se canse o no lleve una carga emocional más fuerte que los demás.

Esperamos que un día en este país se pueda vivir una maternidad consentida. Una madre decide cuándo serlo y está aceptando los compromisos con sus hijos, pero actualmente niñas son madres, tenemos que pensar que un día en el país la maternidad sea una cuestión de decisión y no por imposición.

¿QUÉ ES ONAM?

Según información proporcionada por la misma entidad, Onam es una institución de carácter “eminentemente” técnico para promover el desarrollo socioeconómico, cultural y político de las mujeres. Se encuentra adscrita al Ministerio de Trabajo y Previsión Social. Fue creada mediante Acuerdo Gubernativo en junio de 1981.


“KIT” DE DERECHOS LABORALES DE LAS MUJERES

Protección a la maternidad: La maternidad es una condición biológica y una función social, pero es a la vez “un factor determinante de la desigualdad entre los sexos, de tal modo que, para garantizar una verdadera igualdad en el trabajo ha sido necesario otorgarle a la condición de maternidad un trato preferente (OIT 2003).

– Es prohibido despedir a la trabajadora en estado de embarazo, cuando no exista justa causa autorizada previamente por un tribunal.

– Tiene derecho a un descanso pagado con el 100% de su salario, durante los 30 días antes del parto y los 54 posteriores; son 84 días efectivos de descanso durante ese período. Artículo 151, incido c del Código de Trabajo.

– La trabajadora que adopte a un menor de edad tiene derecho a licencia postparto para que ambos gocen de un período de adaptación (54 días). Artículo 152 inciso f, Código de Trabajo.

– El período de lactancia se debe computar a partir de día en que la madre retome sus labores y hasta diez (10) meses después, salvo que por prescripción médica éste deba prolongarse.

– Es prohibido despedir a las trabajadoras durante el período de lactancia sin justa causa y sin autorización expresa del Tribunal de Trabajo. Además, tienen derecho a contar con un lugar acondicionado para poder alimentar a sus hijas e hijos, pudiendo disponer de media hora dos veces al día o bien acumular las dos medias horas a que tiene derecho y entrar una hora después del inicio de la jornada o salir una hora antes de que ésta finalice. Código de Trabajo, artículo 151, literal c, y artículo 153.

*Tomado de Trifolio informativo de Onam.

 

CIFRAS

POR DESPIDOS DURANTE EL EMBARAZO.

104
DENUNCIAS HA RECIBIDO EL MINTRAB EN EL 2017.

275
DENUNCIAS POR ESA CAUSA RECIBIÓ EN TODO EL 2016.

Canal de Gobierno

Consejos para presentar tu CV

Espacios Amigos de la Lactancia Materna

Mujeres indígenas; Emprendimiento y Empleo Digno e Inclusivo

Ministerio de Trabajo y Previsión Social

Pie1

7 avenida 3-33 Zona 9 - Edificio Torre Empresarial | PBX: 24222501/02/03 - Línea de Consultas o Denuncias Laborales: 1511.
Horario de Atención: Oficinas Centrales de 9:00 a 17:00 horas - Oficinas Departamentales de 8:00 a 16:00 horas.
Derechos de Autor © 2016. Todos los Derechos Reservados. 

CS - Ministerio de Trabajo y Previsión Social - Versión 3. Actualización 22-1-2018